ÁREA DE CIENCIAS DE LA SALUD. MORROS DE SAN JUAN

ÁREA DE CIENCIAS DE LA SALUD. MORROS DE SAN JUAN

X PROMOCIÓN DE MÉDICOS CIRUJANOS.

X PROMOCIÓN DE MÉDICOS CIRUJANOS.
UNERG.2010

PADRINO DE LA PRIMERA PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.

PADRINO DE LA PRIMERA PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.
ACTIVIDAD FÍSICA Y SALUD.

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001
DERMATÓLOGOS.2001

PLACA DE RECONOCIMIENTO

PLACA DE RECONOCIMIENTO
X PROMOCIÓN DE MÉDICOS.UNERG.2010

AFICHE.X PROMOCIÓN DE MÉDICOS.UNERG.2010

AFICHE.X PROMOCIÓN DE MÉDICOS.UNERG.2010

sábado, 4 de octubre de 2008

DR. EDGARDO MALASPINA, ORADOR DE ORDEN EN EL DÍA DEL MÉDICO







DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DR. EDGARDO MALASPINA CON MOTIVO DEL DÍA DEL MÉDICO EL 10 DE MARZO DE 2008 EN EL AUDITORIO DEL COLEGIO DE MÉDICOS DEL ESTADO GUÁRICO EN SAN JUAN DE LOS MORROS.


Dr. Miguel Angel Ramos, Presidente del Colegio de Médicos del Estado Guárico.

Dres:Walter Ciarrochi, Eugenio Scalise , Douglas González, Jhony

Infante ,Alexis Castrillo ,Elías Aguirre , Luis Leal

Miembros de la Junta Directiva del Colegio de Médicos del Estado Guárico, a quienes agradezco altamente haberme designado para pronunciar estas palabras.

Estimados colegas
Representantes de los medios de comunicación social

Dr. Argénis Ranuárez y su esposa Inés

Mi esposa Natalia y mi hija yenni

Mis nietos Valentina y Nicolás

Mi hermano Javier




Señoras y señores


Celebrar una fecha como el Día del Médico es en realidad recordar e invocar la historia para asociarla al presente y obtener lecciones positivas. En ese contexto nos hacemos la siguiente pregunta : ¿Qué relación existe entre la quema de libros y nuestro gran Vargas, figura fundamental de la medicina nacional.?





Fernándo Báez en su importante obra “Historia Universal de la destrucción de libros” dice que un biblioclasta es aquel que destruye libros .Grandes prensadores fueron biblioclastas. Bión de Borístrenes , filósofo que vivió 300 años antes de Cristo, consideraba que los libros leídos debía ser quemados. Quemaron libros los filósofos Platón, René Descartes y David Hume.
Pero incluso entre los médicos se han encontrado biblioclastas. Hipócrates, el padre de la Medicina, también quemó libros, puede ser que para significar su ruptura con toda una concepción metodológica, ética y doctrinaria de la medicina.

Paracelso es el paradigma más emblemático de los médicos quemadores de libros: en 1530 quemó públicamente obras de Galeno y de Avicena.

Estas hogueras alimentadas con libros se observaron en Europa, no obstante Venezuela no quiso quedarse atrás. En 1886 el Dr. Doroteo De Armas quemó un libro públicamente en el patio de la Universidad Central , cuyo autor era el brujo Telmo Romero , designado absurdamente Director del Hospital de Lazaros de Caracas y del Manicomio Nacional de los Teques y figuraba como próximo Rector de la UC.V.
Todo esto fue considerado una ofensa para las ciencias médicas. El Dr. Doroteo De Armas propuso a los estudiantes el “Desagravio al Doctor Vargas”, precisamente en el centenario del nacimiento del sabio. Victor Manuel Ovalles en el prólogo del libro de Torrealba “Pequeños Apuntes” dice que el desagravio “consistió en haber quemado ante la estatua del ilustre patriarca, en la Universidad de Caracas, un ejemplar del libro intitulado El Bien General, por Telmo Romero, empírico audaz, favorecido por el Gobierno de entonces”.





Para continuar hablando de lustres médicos relacionados con nuestra entidad federal vamos a referirnos a Lazo Martí.
Su Prosa era también Poesía. Muchos de sus artículos tienen el don y la belleza del verbo poético. Veamos por ejemplo:

El dolor, ese verdugo del alma, todo lo ha destruido. Como rocío que se evapora al poderoso influjo del calor solar, así las más bellas esperanzas que arrullaban nuestro pecho, se han evaporado ante el ardiente sol de la amarga realidad; las ilusiones, esos sueños del alma, se han disipado al soplo talador del turbón de la desgracia, la vida es un continuo y un triste recuerdo la miseria existencia.

El amor es tan variado como las flores; y como las flores
[hermoso.

Sentir es hablar con la naturaleza.
Pensar es hablar con el alma.
Para lo primero es necesario que nuestros sentidos
[se abran:

Para lo segundo, hay necesidad de que se reconcentren .


¿Deseas comprender a Dios y admirar sus creación
[fuera de la vida real? disponed por algunos instantes de vuestros
[pensamientos.

El hombre es obra de un pensamiento, y a él debe
[su redención.

Fuera del pensamiento no hay verdadera grandeza.

Quien verdaderamente siente, verdaderamente ama.






La obra de Pancho Lazo nace de su relación con su terruño, su patria umbilical, pero ella no se resigna a un espacio premarcado de ruralidad y vida solariega, sino que trasiega esa esencia pueblerina a otras realidades exteriores para proyectarse claramente en un afán de grandeza y universalidad.

.
Ahora nos referiremos a otro insigne guariqueño, de Guayabal, cuyo centenario de nacimiento celebraremos este año. Se trata del Dr. Julio De Armas

Quienes conocieron al Dr. Julio De Armas hablaron de su calidad humana y competencia profesional. Darío Laguna lo catalogó como “uno de los venezolanos más útiles de este siglo”.
Para Laguna, De Armas es “un guariqueño excepcional, escritor versátil de acrisolada cultura y ponderad estilo”, que ha dedicado su vida al servicio público y conoce las raíces formativas del pueblo llanero, conoce las emociones y sentimientos de los hombres, sabe curar las enfermedades de sus pacientes y los males sociales de los venezolanos. Lo compara con Simón Rodríguez, por sus ideas sobre el trabajo y la formación del hombre; con José Maria Vargas por su probidad y la consagración a la Medicina, la educación y el estudio de las enfermedades tropicales; con Francisco Lazo Martí por el halo por poético que animó su vida; y con Monseñor Arturo Celestino Alvarez por su bondad y pureza del alma.


Wolfang Larrazábal, ex-presidente de Venezuela dijo : “Si hay hombres honestos en nuestro país ése es Julio De armas y que con su extraordinaria fe que tiene en los pueblos, junto con él se puede hacer bien para la patria”


Ramón Diáz Sanchez también elogió la pluma de De Armas, la cual , según su apreciación reflejaba los problemas del país : “Variados en su motivos y diversos en su tónica y estructura, ellos nos dan la medida de un pensamiento atento y honesto y la imagen de un escritor inquieto, capaz de manejar con igual soltura la prosa y el verso”.

Lorenzo Rubín Zamora en su Diccionario Biográfico Cultural del Estado Guárico lo califica de “Distinguido médico que , aun cuando los atractivos de su actividades políticas, diplomáticas y literarias le han exigido absoluta consagración, ha sido firme y consecuente con su profesión…”

La pléyade de médicos venezolanos que marcaron hito por su labor sublime es extensa con una cuota importante por parte del Estado Guárico. Allí están Juan Vicente González Delgado, quien fue presidente de la República brevemente en 1870.Pedro María Arévalo Cedeño, fundador de hospitales. Rafael Zamora Arévalo, presidente de nuestro Estado y creador de hospitales. Rosendo Gómez Peraza, quien junto a Rafael Rangel diagnosticó la peste de la Guaira en 1908.Carlos Irazabal, quien murió en la cárcel por no adularle al dictador Gómez. Jesús María Iaturiz, inventor de un instrumento para vacunar contra la viruela. Francisco Troconis, llamado por Amas Chitty “angustia de pie que vela por las gentes pobres”. Bruno Viana Castillo, uno de los primeros higienistas del país. Pedro del Corral, fundador del primer dispensario venéreo y quien aisló por primera un meningococo que lleva su nombre. Héctor Landaeta Payares, quien fue uno de los primeros en hacer un diagnóstico general de las enfermedades del Guárico. Narciso López Camacho, uno de los fundadores de la Academia Nacional de Medicina. Hermógenes Rivero Saldivia, quien practicó por primera vez en Venezuela la prostatecmomía hipogástrica . Miguel Antonio Seco, introductor del método aséptico en Venezuela. Israel Ranuárez Balza, ejemplo de pulcritud profesional. José Francisco Torrealba, investigador del mal de Chágas. Jesús Mata De Gregorio, fundador de los estudios de psiquiatría en Venezuela.

La galería continúa, pero estos ejemplos nos ilustran que tenemos material histórico para sentirnos orgullosos e inspirarnos para seguir por el camino ya trazado por ellos.

El nombre de cualquiera de estos ilustres médicos pudiera adornar los nuevos núcleos de medicina que se están abriendo en nuestro Estado.

La historia nos dice que tuvimos grandes médicos, pero el presente también nos muestra que tenemos colegas valiosos , preparados científica y moralmente para ocupar relevantes cargos en el ámbito de la salud.

Por otro lado la historia no puede servirnos de escudo para ocultarnos de la realidad cotidiana. No puedo eludir referirme a las luchas gremiales que cada día libran, tanto nuestra Federación Médica como los Colegíos de Médicos del país en su afán por lograr mejoras que redunden en beneficio de la salud del pueblo. Estamos atentos a todas estas manifestaciones y plenamente nos identificamos con las mismas. Los derechos humanos han costado duras batallas, por lo tanto no se mendigan sino que se arrancan, parafraseando al poeta cubano José Martí.

La enfermedad puede ser una oportunidad para tomar conciencia sobre nuestro micro y macrocosmos. El enfermo hace un repaso de su vida y decide cambiar para su propio bien y el de su entorno .Nadie aprecia lo que tiene hasta que lo pierde, reza el refrán popular. Al perder la salud y recuperarla el hombre es otro y siente la grandeza de la vida y quiere disfrutarla cada segundo.
Jacques Prévert lo expreso en un verso de su poema Graffiti:

“¿Qué es la enfermedad? Puede ser estar demasiado vivo”.

El médico y dramaturgo ruso Antón Chejov dijo una vez:

“Los médicos tenemos momentos muy tristes cuando nos enfermamos porque conocemos los procesos patológicos.”

Es por todo esto que al pasar una breve temporada en las trincheras de la enfermedad debo agradecer profundamente a mis médicos tratantes: Sandra Ramirez, María Riveiro, Jaime, Pérez García, Wilfredo, Victor Encina y Elvia Altay.

En el idioma ruso antiguo médico es “liekar”. Es decir el que cura sólo con la palabra. Por esa razón agradezco las expresiones de aliento de los doctores Miguel Angel Ramos, Leopoldo González, Yuri Melero, Arévalo, Castrillo, Douglas González , Armando Landaeta y Argénis Ranuárez.

Todos ustedes han contribuido a mi pronta recuperación, a que me sienta bien y con muchas ganas de vivir y hasta de beber…agua, por supuesto; pero como lo expresó el poeta cubano Nicolás Guillen:

“Mi bebida preferida es el agua, en forma de hielo en cubitos y con bastante whisky”.

Una breve digresión para terminar. Cuando estaba celebrando sus ochenta años a Churchil le desearon mucha salud y riquezas. A lo que él contestó:

“Deséenme nada más suerte, porque los pasajeros del Titanic tenían salud y dinero, pero no tuvieron suerte”.

Estimados colegas, señoras y señores, muchas gracias por su atención, y mucha suerte.