ÁREA DE CIENCIAS DE LA SALUD. MORROS DE SAN JUAN

ÁREA DE CIENCIAS DE LA SALUD. MORROS DE SAN JUAN

X PROMOCIÓN DE MÉDICOS CIRUJANOS.

X PROMOCIÓN DE MÉDICOS CIRUJANOS.
UNERG.2010

PADRINO DE LA PRIMERA PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.

PADRINO DE LA PRIMERA PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.
ACTIVIDAD FÍSICA Y SALUD.

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001
DERMATÓLOGOS.2001

PLACA DE RECONOCIMIENTO

PLACA DE RECONOCIMIENTO
X PROMOCIÓN DE MÉDICOS.UNERG.2010

AFICHE.X PROMOCIÓN DE MÉDICOS.UNERG.2010

AFICHE.X PROMOCIÓN DE MÉDICOS.UNERG.2010

lunes, 20 de agosto de 2018

UNA VALIOSA DONACIÓN






UNA VALIOSA DONACIÓN AL COLEGIO DE MÉDICOS DEL ESTADO GUÁRICO
Edgardo Malaspina
1
Israel Ranuárez Brito, abogado y cantante de música mejicana, nieto del Dr. Israel Ranuárez Balza, epónimo del hospital sanjuanero, ha hecho una valiosa donación al Colegio de Médicos del Estado Guárico con motivo del septuagésimo aniversario de su fundación.
2
Se trata de un electrocardiógrafo y una pintura. El primero es un aparato usado por el Dr. José Francisco Torrealba en sus investigaciones médicas, especialmente las referentes al mal de Chagas; mientras que el cuadro es un retrato del Dr. Torrealba en tiempos de su juventud cuando se dirigía a Alemania (1928) para realizar estudios en la Escuela de Medicina Tropical de Hamburgo, bajo la dirección del Dr. Muller. Tendría alrededor de 32 años, y aún no usaba barba.
3
La entrega oficial de ambos importantes obsequios la hizo el Dr. Argenis Ranuárez, padre de Israel y cronista de San Juan de los Morro, quien recordó algunas palabras del sabio Torrealba  con respecto al colegio de médicos, institución que calificaba, además de gremial, como universitaria y científica que debía velar también por el conocimiento que se impartía en la aulas a los futuros galenos.
4
El Dr. Walter Ciarrochi, presidente del colegio, al momento de recibir la donación acompañado de los Dres. Douglas González, Rachid Iskandar y Edgardo Malaspina, agradeció el gesto de la familia Ranuárez para con el Colegio de Médicos del Estado Guárico, el cual catalogó de histórico y noble.

sábado, 11 de agosto de 2018

LA CURIOSA RELACIÓN ENTRE LAS SERPIENTES Y LOS MEDICAMENTOS PARA BAJAR LA TENSIÓN ARTERIAL


LA CURIOSA RELACIÓN ENTRE LAS SERPIENTES Y LOS MEDICAMENTOS PARA BAJAR LA TENSIÓN ARTERIAL

Edgardo Malaspina




1
Los que conocen de serpientes (ofidiologos) las dividen en culebras y víboras. Las venenosas están entre las segundas, y no pasan del 20 % del total de las serpientes. La Organización Mundial de la Salud afirma que cada año son mordidas más de cinco millones de personas en todo el mundo, casi tres millones  enferman por el veneno, y ciento cuarenta  mil mueren.
2
¿Por qué se envenenan los mordidos de serpientes? ¿Por qué mueren? Los indígenas americanos usaban el veneno de las serpientes en sus flechas para cazar; tal vez porque se dieron cuenta que las mismas serpientes lo emplean para esos mismos fines: muerden, vierten el veneno sobre la presa, la cual se paraliza, y luego la engullen. Son muchos los efectos del veneno de serpientes sobre el organismo de los animales y de los humanos; pero todos convergen en un punto: el shock hipotensivo. Es decir, la tensión arterial baja dramáticamente produciendo debilidad, desmayo y hasta la muerte.
3  
En 1948 el médico brasileño Mauricio Rocha e Silva usó gotas  de veneno de la jaraca o “víbora brasileña del hoyo” en experimentos con animales, y notó su efecto hipotensor por dilatación de los vasos sanguíneos. Luego inyectó el veneno en la sangre y aisló la sustancia que disminuía la tensión arterial. Observó también que esa sustancia hacía más lento el movimiento de los intestinos de los animales, y por eso decidió llamarla  “Bradicinina” (del griego bradi: lento, lentitud; y cinina: relacionado con).
4
El descubrimiento de la bradicinina o bradiquinina por parte de Mauricio Rocha e Silva resultó ser la clave para sintetizar los medicamentos contra la hipertensión arterial. Los laboratorios debían encontrar la fórmula para convertir el veneno de las víboras en medicamento. Ya lo había dicho Paracelso, un médico suizo a quien como a nuestro José Gregorio Hernández también le encienden velas: “La enfermedad está en la naturaleza y también su cura, la cual es una sustancia que puede ser veneno o remedio. Todo depende de la dosis”.
5
Desde finales del siglo XIX se empieza a conocer el mecanismo que eleva la tensión arterial: una sustancia producida en el riñón (renina) provoca la producción de la angiotensina I (angio, del griego: vaso sanguíneo), la cual es convertida por una enzima (convertasa) en angiotensina II. Esta última es la verdadera culpable de la hipertensión arterial.
La pieza que faltaba al rompecabezas es esta: la convertasa no sólo estimula la producción de angiotensina II (que sube la tensión), sino que también disminuye la bradiquinina (que baja la tensión). El veneno de la víbora saca del juego a la convertasa y pone a funcionar la bradiquinina: y la tensión baja.
6
Ahora faltaba encontrar una sustancia con las propiedades hipotensoras del veneno y sin sus efectos dañinos para la salud. Y fue encontrada en un laboratorio estadounidense en 1977: el metil mercapto propionil prolina. Pero para que no se nos enredará la lengua,  al pronunciar ese estrambótico nombre de cuatro partes, decidieron tomar las cinco últimas letras  del segundo componentes  y algunas letras del tercero: CAPTOPRIL. Luego se descubrieron el enalapril, el ramipril, etc.
7
Los medicamentos se dividen en profármacos y fármacos. Los primeros entran por nuestras bocas, van al estómago, el intestino delgado, el hígado, luego al torrente sanguíneo y más tarde al sitio para el cual fueron indicados. Es decir, tardan cierto tiempo para surtir su efecto. Los segundos van directamente al grano eludiendo todas esas alcabalas de los primeros. El enalapril es un profármaco, mientras que el captopril es un fármaco. Es por eso que en una crisis hipertensiva colocamos un captopril debajo de la lengua y no un enalapril, por ejemplo.
8
Los medicamentos de los que estamos hablando se denominan  IECA (Inhibidores de la enzima convertidora (convertasa) de la angiotensina); y, como ya dijimos, uno de sus mecanismos es a través de la bradiquinina  que baja la tensión. Pero esta sustancia además de dilatar los vasos sanguíneos provoca inflamación. Esos efectos  a veces son más pronunciados en algunas personas, sobre todo en la garganta; y esto se manifiesta en forma de tos seca. Y la única solución para ese problema es parar el medicamento y consultar con el médico.
9
El descubrimiento del Dr. Mauricio Roche e Silva (1910-1983, quien además de médico también era escritor y pintor, significó una revolución en el campo de la fisiopatología y la farmacología.  Gracias al genio de este médico brasileño los hipertensos de todo el mundo encontraron una solución   en forma de tabletas.
10
El Dr. Mauricio Roche e Silva abrió el “camino culebrero” (bueno, ya lo teníamos con el caduceo) en  Medicina, porque luego otros científicos estudiaron el veneno de las cobras y descubrieron otros mecanismos más directos para contrarrestar a la malvada angiotensina; y así fue como surgieron el losartán, el valsartán  y todos esos otros medicamentos para bajar la tensión que terminan en “án”.

IMÁGENES:
1.     El Dr. Mauricio Roche e Silva en su laboratorio. (1946)
2.     La víbora de Brasil, cuyo veneno ayudó a inventar los antihipertensivos.
3.     Captopril debajo de la lengua.
4.     Caduceo.

martes, 31 de julio de 2018

ALGUNOS ASPECTOS MÉDICO-SANITARIOS EN EL LIBRO “CALABOZO, SIGLO XIX” DEL DR. ADOLFO RODRÍGUEZ.


ALGUNOS  ASPECTOS MÉDICO-SANITARIOS EN EL LIBRO “CALABOZO, SIGLO XIX” DEL DR. ADOLFO RODRÍGUEZ


.


Por : Edgardo Malaspina
1
      Aunque sobre Calabozo se ha escrito mucho, nunca será suficiente  ya que el estudio de esta añeja ciudad guariqueña es muy necesario para entender la historia regional y nacional . El Dr. Adolfo Rodriguez , Cronista Mayor del Guárico y fundador del Centro de Estudio del Llano ,nos brinda su propia versión en el interesante y ameno libro “Calabozo , siglo XIX” .

2
 La obra, publicada bajo el sello  de la Universidad Rómulo Gallegos,  abarca una serie de acontecimientos que van desde la Colonia , pasan por la Guerra de Independencia, los hechos políticos más resaltantes y el tema de la educación.

3
    Los   aspectos médico-sanitarios relatados por Rodríguez  en su libro se inician con Carlos del Pozo, científico autodidacto que sorprendió a Humboldt con sus investigaciones sobre la electricidad . Del Pozo también se dedicó a la medicina y vacunó en todo el Guárico contra la viruela como miembro de la famosa expedición Balmis en 1804.Además fue el encargado de preparar los fluidos de la vacuna y experimentar su efectividad en otras enfermedades.

4
   Rodríguez escribe sobre la participación de José María Vargas en el diagnóstico de la derrengadera o deslomadera que atacó a las bestias del llano en 1833. Desde Calabozo , José Santiago Rodríguez,  Fortunato Vautrai y Ramón Palacio le reportan a Vargas , quien trata de curar el mal . Aunque Santiago Rodríguez cree fallidas las terapias recomendadas por aplicarse en animales fuertemente  afectados , Vargas habla en su obras de algunos casos exitosamente tratados.

5
   El  doctor en Medicina , José de Briceño, primer rector del Colegio Nacional de Calabozo, abandonó su cargo “porque padece continuos ataques en esta ciudad a causa de lo fuerte de la temperatura”. En  1854 , de Briceño sustituyó a Vargas en la Cátedra de Anatomía de la Facultad de Medicina de la UCV.

6
     Según  Rodríguez, en 1841 se aprobó una Escuela de Veterinaria para funcionar en el Colegio Nacional Calabozo. El proyecto fue presentado por Manuel Antonio Páez  (hijo del héroe)  e Ignacio  García, quienes argumentaron “que una gran porción de la riqueza nacional , la constituye la cría de caballos y ganados…que esta industria de algunos años a esta parte, está padeciendo considerablemente por varios males con que han sido azotados estas crías ; y que tales epidemias no pueden remediarse sino por el establecimiento de aquella enseñanza que proporcione el medio de curarlas”.

7
   En “Calabozo, siglo XIX” también leemos que en esa ciudad  se desató en 1872 una epidemia .Aunque no hay precisión diagnóstica se habla de calenturas , fiebres y mortandad. No había un hospital y los Drs. Oropeza  , Carreño y Machado “atendían con el auxilio de los boticarios Gervasio Sosa y Carlos Ascanio ”. Una sociedad de beneficiencia  recibía camas, almohadas, sábanas. La epidemia le costó a Calabozo la capitalidad, ya que Joaquín  Crespo, entonces gobernador del Guárico, decretó el traslado de la capital hacia Ortiz.
8
   Por último, Rodríguez  habla del Colegio de Primera Categoría del Estado Guzmán Blanco que funcionó en Calabozo y tenía la potestad de otorgar títulos universitarios, incluyendo los de Medicina. El primer médico guariqueño graduado en ese colegio fue el bachiller Antonio María Parra.

            

     

miércoles, 25 de julio de 2018

DESCARGARhttps://drive.google.com/file/d/1MRoEKE444HNwukKrudWgdft5ZKJpP1lb/view?usp=sharing

CUADRAGÉSIMO PRIMER ANIVERSARIO DE LA UNIVERSIDAD RÓMULO GALLEGOS


¡FELICITACIONES A TODOS LOS UNERGISTAS!






CUADRAGÉSIMO PRIMER ANIVERSARIO DE LA UNIVERSIDAD RÓMULO GALLEGOS
 Edgardo Malaspina
1
El 25 de julio de 1977 el presidente de la república, señor Carlos Andrés Pérez, decretó la creación de las universidades Rómulo Gallegos y Francisco de Miranda, respectivamente. El acto se realizó en Coro, ciudad que celebraba 450 años de fundada, y el decreto se firmó exactamente a las siete y quince minutos de la noche.
2
El Dr. Adolfo Rodríguez y don Ángelo Dunarumma recogen la historia  con lujo de detalles, datos y fechas en un libro imprescindible para quienes pertenecemos a esta casa de estudios superiores: UNERG, TIERRA LLANA PARA UNA UTOPÍA BUENA. El libro deviene en una síntesis vital para entender cómo un proyecto impulsado por un grupo de hombres y mujeres idealistas fue cobrando fuerza hasta materializarse en la pujante institución educativa que hoy conocemos. Podemos decir, entonces, que esta obra es simplemente la Historia de la Universidad Rómulo Gallegos.

3
En 1973 Carlos Andrés Pérez prometió en su campaña electoral una universidad para San Juan de los Morros; y ya, siendo presidente, cumplió su palabra.
4
En 1974 se creó el Comité Pro-universidad, dirigido por Adolfo Rodríguez y Ángelo Dunarumma. En 1975 el ministro Peñalver instaló la comisión de Estudio de Factibilidad de un Instituto de Educación Superior para SJM.
4
En palabras preliminares Doña Elisa Pineda de Belisario anota que la UNERG es la continuación lógica de un hito importante anterior: la creación del Liceo J.G Roscio en la década de los treinta por parte de Emilio Arévalo Cedeño.
Luego Adolfo Rodríguez comenta las personalidades que se barajaron como posibles epónimos de la universidad: Juan Germán Roscio, José Francisco Torrealba y Rómulo Gallegos.
5
Sigue una cronología de acontecimientos significativos: 1972: los guariqueños dirigen una misiva a la Comisión de Cultura del Congreso Nacional planteando las necesidades que tiene la región en materia educativa.
6
 1978: son designadas las primeras autoridades de la UNERG: J.J González Matheus(Rector), Adolfo Rodríguez(Vicerrector Académico) y Eduardo Carreño (Vicerrector Administrativo).
7
1980: se inician las clases de Ingeniería Agronómica.1986: aprobación de la carrera de TSU en  Enfermería y Primera Promoción de Ingenieros Agrónomos.
1988: aprobación de la Licenciatura en Enfermería. 1990: la UNERG empieza a funcionar en su sede actual de El Castrero (antes había funcionado en el Liceo Luis Barrios Cruz). Es aprobada la carrera de Medicina Veterinaria para Zaraza. Egresa la primera promoción de TSU en Enfermería y es aprobada la carrera de Odontología.
8
1991: designación de una  comisión para la elaboración del proyecto de medicina humana. 1992: el Consejo Nacional de Universidades aprueba el programa de medicina, cuyo epónimo  es el Dr. J.F Torrealba.  1993: se inician las clases en medicina.
9

En el libro, además, hay unas reseñas de las gestiones de los rectores de la Unerg : González Matheus, Viale Rigo,Pérez Levy, Nani , Brito Figueroa, Herrera y Gallardo. Los autores de “UNERG, TIERRA LLANA PARA UNA UOPÍA BUENA”, afirman que –hasta la fecha de su publicación- la UNERG ha contado con seis rectores. Todos con una gestión  que obligan al reconocimiento”. 
10
Yo agregaría, a lo arriba expuesto, que una de las gestiones más breves ha sido la del filósofo José Rafael Herrera; sin embargo, en ese corto periodo  de apenas unos meses se desarrolló una intensa actividad académica y cultural:   se relanzó el doctorado en Ciencias de la Educación que había sido paralizado. Se  hicieron unas jornadas de reflexión académica. Por primera vez las reuniones del consejo universitario se  efectuaron fuera de San Juan de los Morros: en Calabozo, Valle de la Pascua y Zaraza. Se relanzó la revista del postgrado Lumen.  La  Cultura  fue dirigida por Levy Rossel, dramaturgo de proyección internacional. Se realizaron importantes exposiciones de artistas de la talla de Regulo Pérez y Oswaldo Vigas. Se efectuó la primera feria del libro en la UNERG.la cual también  fue sede por primera vez de la reunión del Núcleo de Decanos de Medicina.Se efectuaron jornadas de Medicina Familiar y Dermatología. Muy importantes fueron las jornadas ideo-políticas, realizadas bajo el lema: “Deber de disentir y el derecho a pensar”. (https://edgardomalaspinaylaunerg.blogspot.com/)
11
También se resalta el papel que jugaron algunas personalidades para alcanzar la meta de lograr una universidad para nuestro terruño: Ángelo Dunarumma, Carmen Idilia Rodríguez, Elisa Pineda de Belisario, Peña Bouchard, Crespo Peraza, Argenis Ranuarez, Felipe Rodriguez José Ágreda, José Díaz Milano, Antonio Arcia, Dario Laguna, Manuelito Rodriguez Elfraile, Luis Gallardo, Adolfo Rodríguez y los niños Juan y Omar Parra, y  Clara Esperanza Rodríguez.
12
Esta Historia de la Universidad Rómulo Gallegos contiene gran cantidad de material fotográfico, ilustraciones y artículos de prensa que nos transportan y  ubican en la época precisa cuando se libró esta singular batalla por el progreso, la  cultura y la academia.






viernes, 20 de julio de 2018

BREVE HISTORIA DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y SU MEDICIÓN


BREVE HISTORIA DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y SU MEDICIÓN


Edgardo Rafael Malaspina Guerra (Universidad Rómulo Gallegos, Venezuela)
1
Los médicos de la Antigüedad sospecharon la hipertensión arterial y la llamaron “pulso duro”. Los egipcios consideraban al corazón como el centro de la vida (a diferencia de los mesopotámicos que lo ubicaban en el hígado) porque detectaron sus reacciones ante las emociones; de allí eso de “tengo una corazonada”.
Los griegos no se la imaginaron porque  creían que el soplo espiritual circulaba por las arterias, nombre que propuso Aristóteles (aertereo : aer: aire, tereo: contener), quien precisaba que por las arterias el aire del alma ; y por las venas, la sangre.
2                                                                       
Erasístrato, médico de Alejandría, le diagnosticó a un príncipe “mal de amores” porque se le alteró el pulso al contemplar a una mujer. El pulso y la tensión arterial son medidos por unos aparatos llamados “detectores de mentiras”  o polígrafos, muy populares en las series policiales; y que muchos científicos serios  los califican de inútiles  porque hay caraduras que saben mentir muy bien.
3
En 1643 el físico italiano Evangelista Torricelli demostró que el aire tiene peso o ejerce presión sobre nosotros, e inventó el barómetro, cuyo principio básico de funcionamiento es el mismo para medir la tensión arterial.
4
En 1711 Stephen Hales, un cura inglés, introdujo un tubo de  vidrio en la arteria de una yegua y observó cómo la sangre  subía y bajaba de acuerdo a los latidos del corazón. Ese experimento se considera la primera medición de la presión arterial porque Hales usó un instrumento parecido al de Torricelli.
5
Otros científicos midieron exitosamente la presión arterial en ratones y otros animales. El mismo método se usó en humanos, rompiendo piel y vasos sanguíneos; pero eso era muy traumático y doloroso.
6
En 1896 el médico italiano Riva Rocci  usó un brazalete  sobre el brazo y midió a través del puso la presión arterial sistólica, popularmente conocida como la alta. Eso todavía se puede hacer cuando nos roban el estetoscopio aunque no sepamos la presión diastólica o baja.
7
En 1905  el médico ruso Nikolai Korotkov propuso el método para medir la presión arterial que utilizamos hasta nuestros días: coloquen un brazalete sobre el brazo, inflen un balón con un manómetro para comprimir la arteria radial hasta la desaparición de sus pulsaciones, captadas con un estetoscopio. Luego  desinflen el brazalete lentamente y aparecerán una serie de sonidos que diferenció en cinco categorías. El primero de esos sonidos corresponde a la presión sistólica del corazón, mientras que el último refleja la presión diastólica. Ambos son producto de la descompresión gradual de la arteria. Los  sonidos mencionados se denominan, en justo reconocimiento histórico, las cinco fases de Korotkov.
8
El invalorable aporte de Korotkov a la medicina fue reconocido mundialmente en 1939 por el Comité Mixto de la Asociación Americana del Corazón y la Sociedad de Cardiología de Gran Bretaña e Irlanda (y más tarde  por la OMS) como un método práctico, seguro y sencillo para medir la tensión arterial.
9
El artículo de Korotkov donde comunicaba su  gran descubrimiento tenía exactamente 281 palabras (esta nota tiene más del doble),  y lo leyó en cinco minutos mientras demostraba su método. Por lo visto tomó muy en cuenta el consejo de otro  médico ruso, Antón Chejov, quien  solía decir que  la brevedad es hermana del talento.  Por cierto, y por pura casualidad, Korotkov  proviene del ruso “korotkie”, que significa “breve”; y el apellido surgió en Rusia para referirse a las personas de baja estatura.
10
No hay lugar en el mundo donde no se mida la  presión arterial según el método de Korotkov  (el único no invasivo); y cualquier investigación médica que involucre la presión arterial se escribe en los informes: la presión se midió según el método de Korotkov.
11
Luego del invento de Korotkov se empezó a sospechar que la lectura de la tensión arterial podía reflejar el estado de salud  como lo hace la temperatura; y en 1907 las compañías de seguros de Nueva York  empezaron a medirla a sus clientes.
12
En 1915 las compañías de seguros estadounidenses llegaron a una conclusión: mientras más elevada la presión arterial, mayor peligro para la salud. Y desde entonces empezó la carrera en los laboratorios del mundo para buscar el tratamiento.


IMÁGENES
1. Nikolái Serguéyevich Korotkov
2. El cura inglés Hales midiendo la tensión arterial a una yegua.






miércoles, 11 de julio de 2018

DICCIONARIO BIOGRÁFICO MÉDICO HISPANOAMERICANO









 EL DICCIONARIO BIOGRÁFICO MÉDICO HISPANO AMERICANO
Edgardo Malaspina
1
 El médico colombiano Jaime Gómez-González, destacado especialista en neurocirugía  e historiador médico, propuso a la comunidad médica hispanoamericana publicar un diccionario con las biografías de destacados médicos de nuestros países.
Así apareció el Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano; un libro gigante: mide 28 cm de largo, 22 de ancho, pesa 5 kg y contiene 3.300 de reconocidos profesionales de la medicina que, con su valioso aporte han hecho historia en nuestros países de habla hispana.
2
Los coeditores fueron los doctores Miguel Rabí Chara (Perú) y Leopoldo Briceño-Iragorry (Venezuela). Ellos dirigieron un grupo de investigadores de los países de Hispanoamérica durante cinco años. El libro fue publicado en toda el continente  en el 2007. En Venezuela lo publicó la Academia Nacional de la Medicina, por considerar que “tiene un objetivo altamente social, educativo y orientativo profesional, el cual, como obra editorial especializada, se constituye en el primer Diccionario Histórico Biográfico Médico de Hispanoamérica”.
3
Se seleccionaron médicos destacados  de los siglos  XVI al XX. Se incluyeron también algunos médicos de España, Francia, Italia, Gran Bretaña y Alemania “que tuvieron relación directa e indirecta con las acciones de salud en diversas formas y modalidades”.
4
El Guárico está representado por    quince médicos: seis nacidos en Calabozo: Francisco Lazo Martí, Narciso López Camacho, Héctor Landaeta Payares, Bruno Viana Castillo (*), Rafael Viso Pitaluga y Carlos Segundo Madera (*). Tres provienen de Altagracia de Orituco: Pedro María Arévalo Cedeño (*), Jesús Mata de Gregoria y Miguel Antonio Seco. Dos son de Zaraza: Alberto Rodríguez Morales y Witremundo Torrealba. De Valle de la Pascua hay  dos: Miguel Ron Pedrique y Rafael Zamora Arévalo (*). Luego tenemos a Julio De Armas (Guayabal) y José Francisco Torrealba (Santa María de Ipire).
5
Está también Doroteo De Amas (*), quien nació en Aragua de Barcelona, pero es considerado guariqueño por el propio J F Torrealba porque fue el primero en realizar investigaciones médicas en nuestra región, actividad que desarrolló en Zaraza.
6
Particularmente propuse varios nombres   por nuestro estado, a través de mi libro “Historia de la Medicina en el estado Guárico (http://historiadelamedicinaguarico.blogspot.com/), pero sólo escogieron cinco: los que aparecen con un asterisco.
7
El diccionario puede ser consultado por esta dirección: https://www.redalanam.com/publicaciones/publicaciones-academias/167-venezuela-diccionario-biografico-medico-hispanoamericano


domingo, 1 de julio de 2018

BREVÍSIMA HISTORIA DEL COLESTEROL



BREVÍSIMA HISTORIA DEL  COLESTEROL
1
Cuando se habla de grasa como causa de las enfermedades cardiovasculares se piensa en el colesterol, y la noción sobre esa relación se la debemos al médico ruso Nikolai Anichkov, quien continuó las investigaciones sobre arterioesclerosis de su compatriota Ignatovski. Este último médico realizó el primer modelo experimental de arterioesclerosis en animales en 1908: alimentó conejos con leche y huevos, y a las pocas semanas observó que la aorta de los animales tenían las mismas placas, semejantes a las de los humanos que habían fallecido por problemas cardiovasculares. Pero interpretó erróneamente los resultados y supuso que los ateromas eran causados por las proteínas.
2
 Anichkov y sus colaboradores de la Academia Imperial de San Petersburgo repitieron los experimentos de Ignatovski con tres grupos de conejos alimentados cada uno de ellos de manera diferente: con pollo, clara de huevo y yema de huevo. Comprobaron que las placas de grasa sólo se formaron en las arterias de los conejos que consumieron yema de huevo. Decidieron buscar a la sustancia culpable. Extrajeron de la yema de huevo dos componentes: fosfolípidos y colesterol. Alimentaron a los conejos con ellas y observaron claramente el papel del colesterol en el desarrollo de la aterioesclerosis.
3
Anichkov también detectó que no todos los conejos con colesterol alto desarrollaban arterioesclerosis y supuso la existencia de otros factores complementarios, ahora denominados de riesgo: genética, sedentarismo, obesidad, tabaquismo, alcoholismo, diabetes e hipertensión.
4
 En 1935 el norteamericano Leary postuló su teoría sobre la relación del colesterol con la arterioesclerosis.
5
 En 1950 John Gofman repitió los eperimentos de Anichkov y descubrió dos fracciones del colesterol: una lipoproteina que flotaba en el suero por su baja densidad (LDL-colesterol malo), y otra de alta densidad (HDL-colesterol bueno). Gofman relacionó las enfermedades cardiovasculares con la primera fracción. Los trabajos de Anichkov empezaban a reconocerse mundialmente.
6
 En 1952 Lawrence Kinsell descubrió que una dieta rica en vegetales baja el colesterol malo. Sus colegas lo tildaron de loco, y en el hospital donde aplicaba sus dietas a los pacientes le cerraron las puertas para que no continuara gastando dinero en “una investigación inútil”. Kinsell, derrotado y deprimido, se suicidó junto con su esposa. En 1958 la revista nortreamericana Circulation reconoció los aciertos de Anichkov en sus investigaciones sobre el colesterol. Así mismo rescataba para la historia de la medicina los trabajos de Gofman y Kinsell.
7
La crítica más fuerte a las investigaciones de Anichkov se fundamentaban en el hecho de que los conejos no son carnívoros; sin embargo, esa elección fue la más correcta porque todos los animales carnívoros como el perro no acumulan grasa en sus vasos sanguíneos porque la eliminan con la bilis. Los únicos animales carnívoros que padecen de aterosclerosis somos los humanos.
8
La relación del colesterol con la aterogénesis es uno de los más grandes descubrimientos médicos del siglo XX; y al ruso Nikolai Anichkov no le otorgaron el Premio Nobel porque la Guerra Fría estaba en sus momentos más álgidos.
Edgardo Malaspina

martes, 26 de junio de 2018

BREVE HISTORIA DE LA ENFERMERÍA EN VENEZUELA


BREVE HISTORIA DE LA ENFERMERÍA EN VENEZUELA

A todas las enfermeras y enfermeros del país, abnegados luchadores de y por la salud.

1
 Dos abnegadas mujeres venezolanas dispusieron sus fortunas para realizar el bien médico asistencial: María Marín de Narváez (1667) en Caracas  e Inés de Basto (1806) en Maracaibo. Antes, María Gregoria Ramos Casanueva apeló  y obtuvo sentencia favorable ante el Protomedicato de Caracas para que se respetara su derecho  a ejercer el arte de curar.
 Con la Expedición de la Vacuna  contra la viruela, presidida por Francisco Javier de Balmis, llegaron a Venezuela las primeras seis enfermeras extranjeras el 23 mayo de 1804. Se sabe el nombre quien las dirigía: Isabel de Candala. Tenía un contrato para vacunar a los niños por el método de brazo a brazo.
En 1838 fueron recocidas como parteras y con amplios conocimientos de enfermería María Inés Sews y Petra Luna.
En 1890 se instalaron en Maracaibo las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, dedicándose al cuido de los enfermos.
2
En 20 de noviembre de 1891  aparece en el periódico “La Opinión Nacional” una petición para crear una Escuela de Enfermeras. Se proponía a las Hermanas de la Caridad para dirigirla, por la experiencia que ya tenían en menesteres sanitarios. El Dr. Miguel Seco (1860-1905), destacado galeno guariqueño que publico una Manual de la Enfermera, apoyaba la solicitud.
El Dr. Francisco Antonio Rísquez (1856-1941) luchpo por la creación de una Escuela de Enfermería y logró que el ministro de Instrucción Pública, Dr. Felipe Guevara Rojas, emitiera el decreto sobre la creación de una escuela para enseñar el arte de la enfermería el 12 de octubre de 1912. El 19 de diciembre de 1912 es creada la primera Escuela de Enfermería en Venezuela por el ministro Guevara Rojas por petición de Rísquez, quien elaboró el reglamento y el pensum de la carrera, aprobada el 28 de febrero de 1913.
Rísquez dirigió esa primera Escuela, la cual dependía de la Escuela de Artes y Oficios de mujeres. Las clases y las prácticas las realizaban en el Hospital Vargas.
El 22 de marzo de 1913 se aprobó el programa de enfermería. Los estudios durarían dos años con 97 temas para el primer año y 88 para el segundo. Tenían 12 horas semanales de práctica y 2 noches de guardia por mes.
La Escuela se inauguró oficialmente el   24 de marzo de 1913 con 47 alumnas. El Dr. Rísquez dictó la clase de apertura. Se graduaron sólo ocho, y la primera en hacerlo fue Mercedes Ledesma Larosa.
3
En 1936, el Dr. Enrique Tejera, ministro de Sanidad y Asistencia Social contrató  en el exterior a doce enfermeras  para la organización de los servicios sanitarios, entre ellas estaba Luisa Escanaverino de Mestres, quien organizó la Escuela de Higienistas Escolares con 60 aspirantes, el 17 de febrero de 1937, de las cuales se graduaron 24 alumnas.
En 1937, por decreto del Ministro de Educación Rafael López, se creó la Escuela Normal Profesional de Enfermeras. Los estudios duraban 3 años y su primera directora fue Monserrat Ripoll Noble.
El 27 de julio de 1937 fue creado el curso de Enfermeras Sanitarias Polivalentes. Rosa de Pelufo fue su primera directora.
El 22 de junio de 1940 fue creada la Escuela Nacional de Enfermeras con la asesoría de la Fundación Rockefeller, institución que envió a Venezuela  para esa labor a Mary Tenant. La escuela se inició oficialmente el 15 de noviembre de 1940 con 20 profesores y 156 alumnas. La primera directora fue Monserrat  Ripoll Noble. Con esta inauguración desapareció la Escuela Normal Profesional de Enfermeras.
4
La Escuela Nacional de Enfermeras, cuyas prácticas se hacían en el Hospital Vargas, pasó a ser regentada por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social el 26 de diciembre de 1958. Se ubicaba  en el Hospital de  Niños (Av. Vollmer) y luego se situó en la Ciudad Universitaria en 1957.
Existieron también otras instituciones como la Escuela Municipal de Enfermeras en Caracas, desde el 24 de diciembre de 1936 hasta el 24 de noviembre de 1954, cuando se integró a la Escuela Nacional de Enfermeras.
La Escuela de Enfermería Francisco Antonio Rísquez de la Cruz Roja fue fundada el 24 de junio de 1936. La primera escuela privada de enferemería funcionó desde 1959 hasta 1971. Se llamaba Trabajo y Estudió , y fue creada por Paula de Sanoja. Luego vino otra escuela particular llamada Folrencia Nightingale, dirigida por María Carrasquel.
5
Entre las más destacadas enfermeras tenemos: Antonia Fernández ( la primera que prestó servicio al Ministerio de Sanidad y organizó la Sección de Enfermería de esa institución), Berta Naranjo, Gloria Cardona,María Carrasquel, Esther de Ramos, Maruja Rivas, Carmen Alexia de la Muela, Clementina Sánchez, María Teresa Duque, Aurora Rivas, Inés Guevara, Julia de Camero, Rosario Sánchez, Blanca Lobo, Julia Mora, Ramona Mujica y Aixa Cárdenas. Entre las extranjeras se encuentran: Monserrat Ripoll Noble, Aurora Mass Gaminde, María Amparo Larosa, Adela Prado, Rosa Peluffo y Evelyn  Sturmen.
 La primera agrupación de enfermeras fue la Asociación Venezolana de Enfermeras Profesionales, fundada el 25 de abril de 1941 por Paula Sanoja. En 1969, durante la VI Convención de Enfermeras realizada en Cumana se transformó en Colegio Nacional de profesionales de la Enfermería de Venezuela, para incluir a los varones.
NOTA: FOTO: PRIMERAS ENFERMERAS EN EL HOSPITAL VARGAS
Edgardo Malaspina


miércoles, 6 de junio de 2018

El Médico e Historiador Edgardo Malaspina hace entrega de libros al Área de Humanidades, Letras y Artes y de Medicina en Calabozo




El Médico e Historiador Edgardo Malaspina hace entrega de libros al Área de Humanidades, Letras y Artes y de Medicina en Calabozo
El pasado jueves 24 de mayo en horas de la mañana, el Médico e Historiador Edgardo Malaspina hizo una nutrida donación de libros para el Área de Humanidades, Letras y Artes, y de Medicina de la UNERG en Calabozo. En el acto organizado para tan fin, el Decano del Área, Dr. José Aquino señaló que el Dr. Edgardo es una persona que le ha dado mucho a la medicina y a la formación de los nuevos profesionales en este campo, pero también a la historia; a través de esta donación de libros podemos conocer la personalidad desprendida de este médico guariqueño que ha querido hacer una retribución y servicio social a esta comunidad al entregar estos libros de su biblioteca personal, por lo cual estamos muy agradecidos. La Coordinadora del Núcleo y Decana del Área de Cs. de la Educación, Dra. Ledy Lima, estuvo presente en el acto e indicó sentirse muy complacida y agradecida por este noble gesto, apuntó que le damos valor a los libros leyéndolos, usándolos.  Por su parte, el MSc. Adelfo Morillo manifestó que las letras están presentes cuando hablamos y cuando escribimos... un libro como éste: “Historia de la Medicina en el Estado Guárico”  es producto del esfuerzo y el trabajo del escritor; además expuso que la idea de “ser universitario es un compromiso, significa trabajo, esfuerzo y mucha lectura”, por lo cual estos libros van a ser aprovechados.
El médico e historiador Malaspina declaró sentirse muy orgulloso de estar aquí en la tierra de Lazo Martí; al respecto dijo: “soñé con tener una biblioteca inmensa y luego donarla a una institución, hoy se ha cumplido la segunda parte de este sueño”; expreso que los libros pueden ayudar a entender nuestra realidad, éstos nos enseñan que la vida es cambiante, citando a Borges indico que “los libros son una extensión de la memoria y de la imaginación”. A su vez, la profesora Benavides, que imparte la cátedra de Historia de la Medicina,  dio las gracias por los libros y por los afiches y dibujos, ya que ella tiene proyectado crear un “Museo de Historia de la Medicina en Calabozo”
Para concluir el momento fue propicio para bautizar el libro de “Historia de la Medicina en el Estado Guárico” con flores de isoras rojas del jardín de la Escuela de Historia de la Casa de Alto en tierras calaboceñas.